Categorías
blog

Lo que el tsunami se llevó / Primero cayeron los líderes del centro-izquierda, ahora les toca a los conservadores / Domingo / El País

Que la crisis se lleva por delante a jefes de Estado y de Gobierno, es un hecho obvio… y una patética coartada para los derrocados.

Más preciso sería decir que lo que desgasta de modo fulgurante y profundo son las medidas crueles, injustas e impopulares con que los Gobiernos la están afrontando. Lo está viviendo el PP español: no lleva ni medio año en La Moncloa y empieza a estar abrasado. “Europa hace daño pero no funciona, y Nicolas Sarkozy es el undécimo líder europeo en pagar el precio desde 2008”, escribe Polly Toynbee en “The Guardian”. “Los recortes en solitario matan el crecimiento, y por eso el mensaje de Hollande rebota en toda Europa”.

De los comicios celebrados en Europa en los últimos años cabe asimismo deducir algunas tendencias.

Una primera sería que el ciclo de victorias conservadoras de 2010-2011, que llevó a muchos a certificar la defunción de la izquierda, presenta signos de agotamiento. Es como si aquel cenit hubiera marcado también el comienzo de un declive. Desde el pasado otoño y a lo largo de lo que llevamos de 2012, una serie de elecciones generales o parciales en diversos países sugieren que el viento político e ideológico comienza a virar.

Una segunda tendencia sería la fragmentación y la radicalización, hacia la derecha o la izquierda, de los electorados. El centroderecha y el centroizquierda mayoritarios desde el final de la II Guerra Mundial pagan en las urnas haber perdido su alma humanista -los primeros- y socialdemócrata -los segundos-.

 

Versión completa en el pais.com

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad